Declaracion de Filosofia educativa

Las Escuelas Cristianas de Holanda se establecieron en respuesta a la enseñanza de las Escrituras de que toda vida debe vivirse en obediencia amorosa a la voluntad del Señor...

y que la comunidad cristiana en general y los padres en particular tienen la gran responsabilidad de educar a sus hijos en el amor, la sabiduría, el conocimiento y la justicia de su Dios soberano. Las escuelas cristianas buscan ayudar a los padres cristianos a cumplir la tarea que Moisés asignó al pueblo del pacto de Israel cuando dijo: “Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón, y las enseñarás diligentemente a tus hijos, y hablarás de ellas cuando te sientes en tu casa, y cuando andes por el camino, y cuando te acuestes, y cuando te levantes” (Deuteronomio 6:6,7).

La la biblia motiva y nos regula en el desarrollo de la educación para la vida cristiana y el servicio cristiano tanto en la comunidad cristiana como en la sociedad en general. En armonía con la Biblia y las Confesiones Reformadas, la instrucción cristiana en las Escuelas Cristianas de Holanda busca alcanzar la meta tan bellamente expresada en la Confesión de Westminster, que nuestros estudiantes puedan aprender “conocer a Dios y disfrutarlo para siempre”, sujetando sus vidas y todas sus actividades a Su voluntad, para Su gloria.

Niños de Forest School estudiando en una mesa afuera, sonriendo a la cámara
Niño trepando a un árbol

La Biblia es la infalible revelación escrita de Dios, dándonos verdadero conocimiento acerca de Él, acerca de nuestra posición y tarea en el mundo, y acerca de todo lo que Él revela en Su Palabra. De esta revelación escrita aprendemos que Dios es (Hebreos 11:6), que Él creó el universo (Génesis 1 y 2), que hizo al hombre a Su propia imagen para tener dominio sobre Su creación (Génesis 1:26,27) y que el hombre cayó de su alta posición por la desobediencia a Dios, incurriendo así en la ira de Dios (Génesis 3) que Él quitó mediante la muerte de Cristo en la cruz. A través de esa muerte sacrificial Dios redimió a su pueblo y los está restaurando a Su imagen. A través de su pueblo redimido, Dios está construyendo su reino y finalmente renovará toda su creación. La Biblia nos revela las promesas de Dios y nos dice que Dios llama a Su pueblo a la fe en Él. Esa fe es obrada en el corazón humano por el Espíritu Santo. El Espíritu Santo es la fuente de toda iluminación. Sólo Él puede guiar al maestro y al alumno a ver todo el conocimiento a través de los espectáculos de la escritura para que, por la fe, puedan percibir la verdad que procede del testimonio de que Dios es Creador del cielo y de la tierra, y que nuestro Señor Jesucristo es el Redentor de todos los que se arrepienten de sus pecados y creen en Él como Señor y Salvador.

Cualquier conocimiento verdadero que tengamos nos ha sido revelado por Dios. Él se nos ha dado a conocer a través de su Hijo, revelado en la Biblia como “Dios en la carne, el Camino, la Verdad y la Vida”.

Dios también muestra su gloria en los cielos y la tierra que Él ha creado. “Los cielos cuentan la gloria de Dios y el firmamento anuncia la obra de sus manos” (Salmos 19:1). Esta idea también se expresa en Romanos 1:20. Nuestra respuesta a esta magnífica revelación es un anhelo de aprender y servir. Dios quiere que seamos mayordomos de Su creación y embajadores en Su nombre.

2 niñas con ozobots en la acera exterior
Un niño y una niña de secundaria creando con papel.

La educación cristiana busca explorar todas las vías de aprendizaje para que todo estudiante pueda cumplir fielmente con sus responsabilidades. Estudiamos la historia a la luz de las Escrituras para discernir cómo se desarrolla el plan de Dios en el curso de los acontecimientos humanos y encontrar nuestro propio lugar en ese plan. Cultivamos el don del lenguaje para que podamos dar una expresión clara y poderosa a lo que Dios nos ha enseñado tanto en las Escrituras como en las obras de la cultura humana. En matemáticas y en ciencias aprendemos la estructura del universo de Dios y cómo podemos usar este conocimiento en Su servicio. Dios le ha dado al hombre, Su más alta creación, ricas dotes de mente y espíritu y la gozosa comisión de vagar por Su universo, crear obras de belleza en las artes, apreciar lo que es noble y desarrollar habilidades, haciendo todas estas cosas. en un espíritu de asombro y gratitud en la presencia de Dios.

La educación cristiana ve a cada estudiante como un portador de la imagen de Dios, llamado a ser Su siervo y llamado a servir al mundo en Su nombre. Los maestros tienen la responsabilidad de prestar mucha atención a las necesidades y talentos individuales de cada estudiante. Este amor e interés de los instructores invita al alumno a responder a Dios con fe y lo anima a convertirse en un discípulo amoroso y obediente del Señor Jesucristo. Cada estudiante tiene el desafío de desarrollar sus talentos para el honor de Dios y el servicio de los demás seres humanos en todas las áreas de la vida. Así, la escuela cristiana amplía su influencia sobre la comunidad en la que vive el estudiante. En obediencia a nuestro Señor, la escuela cristiana tiene como objetivo implantar en el corazón de cada uno de sus alumnos que el reino de Dios es la búsqueda principal de todos nuestros esfuerzos. “Buscad primero el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas” (Mateo 6:33).

Chico con bolígrafo inclinado hacia adelante en la fila de chicos de secundaria estudiando juntos

¿Alguna Pregunta?

Esperamos conocerte a ti y a tu familia y presentarte el educación fresca, creativa y personalizada en Holanda Christian! ¡Estamos aquí para ayudar! Póngase en contacto con nosotros utilizando nuestro formulario de contacto vinculado a continuación o llámenos al 616.820.2805.

Contacto